La radiofrecuencia son radiaciones electromagnéticas que producen un calentamiento profundo que afecta a la piel y tejido graso subcutáneo (de adentro hacia afuera) favoreciendo en:

  • Drenaje linfático, lo cuál permitirá disminuir los líquidos y las toxinas en el que se encuentran los adipositos del tejido afectado por celulitis.
  • Aumento en la circulación de la zona que permitirá mejorar el metabolismo tanto del tejido graso subcutáneo como del aspecto de la piel acompañante.
  • Formación de nuevo colágeno, tanto en la piel como en el tejido subcutáneo, permitiendo que todo el tejido adquiera firmeza gracias a la reorganización de los septos fibrosos y engrosamiento dérmico subyacente.
  • Y por último tras la lesión térmica controlada con retracción del tejido hay una respuesta inflamatoria que se verá acompañada de migración de fibroblastos, lo cual reforzará aún más la estructura de colágeno, dando como resultado un rejuvenecimiento de la zona tratada.

Todos los puntos mencionados dependen de cada paciente en particular.

Lo que vamos a conseguir gradualmente es la reestructuración del colágeno profundo, lo que incluye que se formen fibras nuevas que sustituyan a las envejecidas y hagan los tejidos más elásticos, se favorezca la homeostasis y, en general, mejore el estado de la piel eliminando de ella las huellas del paso del tiempo. Esto se produce entre los dos y cuatro meses posteriores al tratamiento. De hecho se han realizado estudios histológicos que demuestran cambios importantes en la remodelación del colágeno a partir de la sexta semana posterior a la aplicación de la radiofrecuencia.

El número de sesiones necesarias es variable y va a depender del estado de cada paciente y el nivel de exigencia del mismo, pero se consideran necesarias entre 4 y 6 en facial, y entre 6 y 10 en tratamientos corporales.

 

Los efectos secundarios:

  • Enrojecimiento y edema tras la sesión (son transitorios, pero presentes habitualmente).
  • Alguna pequeña equimosis en zonas de fragilidad capilar (poco frecuente).

 

Contraindicado en:

  • Embarazo y lactancia.
  • Portadores de prótesis metálicas, marcapasos, desfribriladores o cardioversores.
  • Cardiopatías graves.
  • Alteraciones de la coagulación.
  • Enfermedades del tejido conectivo y neuromusculares.
  • Cáncer.
  • Tampoco son buenos candidatos pacientes con sobrepeso importante.
  • Implantes de colágeno recientes.

¿NECESITAS MÁS INFORMACIÓN?

Envianos tu consulta

Otros Tratamientos

Mesoterapia capilar

Más Información
Más Información

Rinomodelación

Más Información
Más Información

Modulación Hormonal

Más Información
Más Información